Monday, November 13, 2017

Llanos y Cordilleras

Saludos desde Piedecuesta, Santander, Colombia. Actualmente nos encontramos con amigos, Claudia y Carlos, en este pequeño pueblo a unos 25 Km al sur de Bucaramanga.

Piedecuesta esta a unos 900 metros de altura. Como su nombre lo dice esta al "pie de la colina", justo debajo de Mesa de los Santos, cuya meseta superior está a 800 metros mas arriba de Piedecuesta.
Carlos vuela aeromodelos, también. El y otros pilotos tienen un sitio de vuelo en la Mesa con corrientes ascendentes fuertes similares a las que hay en Eagle Butte en el estado de Washington. Los pilotos mundialmente saben que esto significa que la ascendencia no es solo excelente, sino excepcional.

Pero, primero lo primero: ¿cómo llegamos aquí desde Santa Elena (sitio de nuestra última publicación) y cómo es que nos tomó siete semanas cubrir los 250 Km lineales entre allá y aquí? Pues, teniendo una idea general de la ruta, cambiándola y aumentándola para adaptarla a nueva información, situaciones locales y caprichos personales.
Chicamocha river
Rio Chicamocha
Desde Santa Elena, nos dirigimos al este y bajamos por la Cordillera Central hasta el río Magdalena. Queríamos hacer una "prueba para acampar" en una gasolinera recién construida que habíamos visto en agosto cuando condujimos a Girardota desde Bogotá. La nueva estación de Terpel está diseñada como las modernas estaciones de Copec en Chile: amplio espacio para estacionamiento/acampar alejados de la carretera, con baños y duchas limpios y un pequeño restaurante con wifi. Resulta que Copec y Terpel se han fusionado y mas de este tipo de estaciones de servicio se estarán construyendo en el país. El único inconveniente es que puede ser un poco ruidoso debido a la entrada y salida de camiones en la noche.

Desde allí, comenzamos a dirigirnos hacia el sur a lo largo del río Magdalena para conducir algunos caminos secundarios hacia el pueblo de Apulo. Mi familia tiene un lote para la venta allí y una buena vecina, Doris, un buen lugar en el que podemos parquear. Todo bien, lo negativo en esta ruta: la carretera fue cerrada debido a la construcción de un puente. Nos dijeron que tomaría una hora, lo que después se convirtió en “al menos 4 a 5.” Sin mencionar, que la información hubo que solicitarla, porque el personal de la carretera no la da voluntariamente.
Para entonces, habría oscurecido y nosotros no manejamos por la noche; así que, regresamos y encontramos un lugar para pasar la noche al oeste de la ciudad de Cambao. 
Paramo
Paramo
Al no confiar en que el camino estaría abierto al día siguiente, decidimos tomar las carreteras principales. Esto nos llevo a Armero,   una ciudad devastada en 1985 por un flujo piroclástico tras una erupción del volcán Nevado del Ruiz. Tal vez recuerdas las noticias de Omayra Sánchez, una valiente niña atrapada entre los escombros, que no pudo ser rescatada antes de morir.
Cacota, Santander
Our guide/unsere Tourleiterin/Nuestra guía
Las nuevas y elegantes carreteras (alrededor de US$13 en tarifa por peaje) nos llevaron a Apulo esa tarde. Apulo es un lugar cálido, toma tiempo acostumbrarse al clima. Las duchas frías y la cerveza más fría  aún son muy bienvenidas y ambas están disponibles donde Doris. Nos quedamos cinco noches, organizando el mantenimiento del lote. Es un terreno de 777 metros cuadrados con agua, alcantarillado, electricidad y red de gas en un vecindario tranquilo y deseable a 20 minutos a pie del parque principal.
colombian products
Lots of crops/gute Ernte/buena tierra
Desde Apulo, escalamos la Cordillera oriental hacia Bogotá donde el aire cálido y húmedo del Valle del Magdalena se encuentra con el aire frío del Río Bogotá a unos 2800 metros de altura. Boca de Monte, la "Boca de la montaña." ¿Quizás, tiene su nombre debido a la niebla que respira?
ruta 66 views
Ruta 66
Fue interesante pero frío allí arriba, especialmente comparado con Apulo, y la tarifa de acampar fue alta. Así que decidimos ir hacia Villavicencio al día siguiente. Para hacer esto, primero hay que maniobrar alrededor de Soacha, la expansión más al sur de la metrópoli de Bogotá. Una vez pasado este monstruo urbano con su tráfico loco, es fácil ir hacia Villavicencio.
Demasiado fácil, de hecho. Villavicencio es la puerta de entrada a Los Llanos, las vastas llanuras entre los Andes y la selva Amazónica. La ciudad esta aproximadamente 2.300 metros más abajo que Bogotá y esa caída ocurre en aproximadamente 120 Km de camino. Es como un paseo en trineo por la ladera oriental de los Andes; más ahora, que Colombia está construyendo una autopista con túneles y puentes. Debido a que no hay las rampas de entrada y salida para este "tobogán" en muchos lugares (solo los lugareños saben que camino destapado de la autopista llega al antiguo camino de sus pueblos), el viajero se canaliza hacia Villavicencio de manera bastante eficiente.
rc glider site
Vereda Llanadas, Mesa de los Santos
Así nos sucedió, llegamos a Villavicencio un día antes de lo previsto. Se acercaba un fin de semana de tres días y estábamos buscando un lugar tranquilo para evitar la multitud y el ruido que acompaña estos días de descanso. Tuvimos mucha suerte, por pura casualidad, nos topamos con la Hacienda Villa Luz. En este lugar tranquilo con gente muy linda acampamos debajo de un árbol de Pomarosa con vista a Villavicencio y a Los Llanos; desde allí, la planicie parece un mar verde que se extiende hasta el horizonte.
Nos quedamos seis noches. El Pomarosa estaba en flor, una fuerte tormenta eléctrica tumbo las flores al suelo ofreciéndonos una alfombra roja alrededor del camper durante toda nuestra estadía.
Había espacio para volar y Dieter voló su planeador eléctrico, también fuimos de excursión con Manuel, el amable administrador. Tuvimos tiempo para ir a Villavicencio en autobús. Allí nos encontramos con María Isabel y su familia,  una sobrina mía a quien no había visto por casi 40 años!
Además, volamos con el Club de Aeromodelismo de Villavicencio (CAV) en su pista de vuelo. German, uno de los pilotos, generosamente se ofreció a llevarnos.
Nos encanta visitar sitios de vuelo y conocer a los pilotos. Volamos bastante, a pesar de la gran cantidad de lluvia. Los miembros del club disfrutaron viendo un planeador eléctrico y nosotros les agradecimos la oportunidad.
rc glider landing zone
Landing zone/Landewiese/zona de aterrizaje
Continuamos hacia el norte, Andes a la izquierda, Llanos a la derecha. Hay mucha obra en esta Ruta 65 con muchas paradas de construcción. En estas circunstancias, es mejor no tener un destino diario, porque nunca se sabe si se llega antes de que oscurezca.
RC glider slope/Fliegen am Hang/ladera de vuelo
En Aguazul, tomamos la Ruta 62 hacia las montañas nuevamente. Nos dirigimos al Lago de Tota, el lago natural más grande de Colombia, donde acampamos en Playa Blanca. Desafortunadamente, el lugar está bastante descuidado y parece ser una parranda completa los fines de semana. El lago y sus alrededores son engañosamente hermosos, dado el significativo problema de contaminación que existe debido a la cría de trucha y a el riego agrícola.

En Duitama, giramos hacia el norte por la Ruta 55. Hay mucha obra en la carretera. En el Páramo, justo al oeste de la Sierra Nevada del Cocuy, a unos 4.000 metros de altura, la Ruta 55 se convirtió en una total trocha de baches y huecos. Cuando ves a los camiones y autobuses “gateando” en la carretera, sabes que es un mal camino. Nos tomó dos horas este tramo de 20 kilómetros.
Mesa de los Santos flight/hangflug/vuelo
Para el fin de semana llegamos a Cácota un pueblo andino en Norte de Santander a 2.400 metros de altura. Cácota esta localizado en una pendiente y nos preguntábamos si habría un sitio plano para parquear. Nos dirigimos a la la plaza frente a la inspección policía para averiguarlo. Andrea, la Inspectora de Policía dijo: “caminemos y echemos un vistazo, tengo algunas ideas.”
De hecho, ella nos mostró algunos sitios, uno es un techo alto unido a la casa de una familia con acceso a un baño con ducha. El camper tenía su sitio y la familia nos recibió con alegría. ¡Gracias, familia y Andrea! Pasamos el fin de semana en Cácota, el domingo hubo una pequeña feria. Carol Dayana una vecina de 7 años de edad fue nuestra guía durante las festividades. Gracias Carol D!
Chicamocha canyon
Cañon del Chicamocha
Después del fin de semana, nos dirigimos a Piedecuesta, nuevamente nos tomo menos tiempo del que habíamos anticipado. Tomamos la Ruta 55 norte a Pamplona y la Ruta 66 suroeste hacia Bucaramanga. Esta ruta presenta también un contraste de tipos de clima donde comienza a bajar desde los 2.000 metros hasta Bucaramanga (959 Mts.) No hay trineo aquí, pura curva y serpentinas.
Llegamos a la casa de nuestros amigos esa noche. Volaremos en Mesa de los Santos de nuevo y después es hora de dirigirnos al norte hacia el Caribe. También tenemos amigos allá y ya saben que estamos en camino.

1 comment:

maria ito said...

que delicia de paseo y aventura me encanta que compartan con migo esto porque disfruto mucho leyendolos y viendo las fotos de los hermosos lugares que visitan ya que lo mio no es el camping abrazos saludos suerte cuidense mucho sigan encontrando gente buena que en Colombia somos mas los buenos!!!!
Consuelo